Ir al contenido principal

El 90% de los consumidores querría tener un contador inteligente porque cree que reducirá el recibo energético

La crisis frena la disposición a pagar más por la energía “verde” o los productos y servicios “verdes”

Madrid - 06 abr 2009: Más del 90% de los consumidores querría tener un contador de energía inteligente y entre un 55% y un 60% pagaría por éste una suma extra mensual o de una sola vez. Esta es una de las conclusiones del informe “Entendiendo el consumo inteligente de energía”, realizada por IBM Global Business Services a partir de una encuesta a 5.000 consumidores de energía de todo el mundo. Este estudio continúa a un primer informe realizado en 2007 a partir de una encuesta a 1.900 consumidores de todo el mundo.

El informe desvela que los consumidores de electricidad y gas de todo el mundo desean tener más capacidad de maniobra para adaptar su consumo energético a sus necesidades, que, principalmente, son su deseo de economizar y reducir el impacto medioambiental. Las razones de este deseo de mayor implicación son: Por un lado, los consumidores son cada vez menos pasivos en su relación con los proveedores de energía Por otro, prevén subidas de precio durante los próximos cinco años, pero también un incremento de su consumo de energía.

Los contadores inteligentes son una pieza clave de las nuevas redes de distribución de energía que están desplegando las compañías del sector, ya que permiten entre otras ventajas:

El coste, factor decisivo

Los consumidores encuestados creen que los precios energéticos subirán durante los próximos años. Si en la encuesta de 2007, un 18% creía que su recibo iba a crecer considerablemente, este porcentaje ha aumentado hasta el 23% en la encuesta de 2008. También piensan que a pesar de esta subida de precios, su consumo seguirá tendiendo a crecer: si en la encuesta de 2007 sólo el 7% creía que se iba a incrementar sustancialmente, en la de 2008, este porcentaje ha aumentado al 11%. De ahí que, según se ve en el estudio, el deseo de reducir el coste de su recibo sea el factor que más le influya a la hora de modificar sus hábitos tradicionales de consumo, con tal de beneficiarse de descuentos. Cuatro de cada cinco consumidores encuestados afirma que estaría dispuesto a desplazar el consumo de energía en sus hogares a horas diferentes, a cambio de un 50% de descuento en el recibo. Además, este patrón, según se deriva del informe, no varía en función del nivel de ingresos del consumidor. Aún con un descuento mucho menor (un 10% del recibo), la mitad de los consumidores afirma que seguiría estando dispuesto a consumir energía a diferentes horas. Ante estas expectativas, el 90% de los encuestados indica que querría tener un contador inteligente u otro tipo de herramientas para gestionar su consumo.

Crisis frente a medio ambiente

La preocupación por la crisis internacional compite directamente con la preocupación de los consumidores por el medio ambiente. El número de consumidores dispuestos a pagar más por servicios y productos (no relacionados con la energía) con menor impacto medioambiental ha disminuido entre un 20% y un 30% respecto a la encuesta de 2007. Los porcentajes también se reducen cuando se trata de energía “verde”: si en 2007 un 16% de consumidores estaba dispuesto a pagar hasta un 20% más por la energía “verde”, en 2008 esta cifra cae al 6% .

“Vemos que los consumidores de hoy quieren más información para poder ser más proactivos en cuanto a sus decisiones de consumo de energía”, afirma Ricardo Klatovsky, director de utilities de IBM Global Business Servicios para Europa. “El reto de las utilities de todo el mundo es modernizar sus redes e integrar la voz del cliente en su planificación estratégica para responder a los nuevos valores y necesidades de los clientes”, añade.

Nuevos servicios

Según la encuesta, a corto plazo, las nuevas necesidades energéticas de los consumidores vienen determinadas por su grado de iniciativa y sus ingresos. Sin embargo, a largo plazo, a medida que la Generación Y se vaya haciendo adulta, la demanda experimentará cambios más profundos. Los jóvenes consumidores de energía (entre 18 y 34 años), que son los que tienen menos ingresos, son, según se desprende del estudio, los que están más deseosos de tener las ventajas que traen los contadores inteligentes y redes energéticas inteligentes, como son el “autoservicio” y la telegestión. Incluso, estarían dispuestos a pagar un extra de 100 dólares de una sola vez o 5 dólares mensuales por estos servicios. Otro servicio muy valorado por este grupo de edad (especialmente, entre los menores de 25 años) es recibir un mensaje en el móvil si hubiera un corte de suministro, incluso pagando un dólar al mes por esto. Los consumidores también mostraron interés en un nuevo servicio con el cual no necesitarían contadores inteligentes. Este servicio consistiría en que un tercero se encargara de hacer seguimiento de su consumo energético y propusiera fórmulas para reducir su coste.

Nuevos tipos de clientes

De acuerdo con la encuesta, hay 4 tipos de clientes de energía:

Según el estudio, es necesario que las utilities realicen, entre otras, las siguientes acciones:

XML feeds relacionados
Temas XML Feeds
Energía y Medio Ambiente
Materiales de prensa centrados en energía, responsabilidad medioambiental y cambio climático
Energía y servicios básicos
No description at this time.