Ir a contenido principal

¿Cómo pueden construir consenso los líderes en la actual era de la disonancia?

Por Carl F. Ingersoll, Gerente General, IBM Costa Rica

Construir consenso en torno a proyectos –grandes o pequeños- pasó a formar parte de uno de los desafíos más grandes de la sociedad. Nuestro mundo se encuentra ahora más informado que nunca gracias a la Internet, los smartphones y servicios como Twitter, Facebook y LinkedIn. Nuestro mundo híper-conectado da lugar a una complejidad creciente, en la que las personas, los lugares y las cosas se conectan y los sistemas producen más datos nuevos cada dos días que los que se generaron en el mundo desde el comienzo de los tiempos hasta 2003.

Esta interconexión cede paso al mundo que se conoce como “sistema de sistemas”, una frase que hace referencia a algo más que sistemas de tecnología informática para administrar bancos o reservas de líneas aéreas. Nuestro mundo depende de los sistemas organizacionales, políticos y de la sociedad que están presentes en la forma en que vivimos y trabajamos.

Los sistemas se basan en un mundo de opciones de comunicaciones que nos dan acceso instantáneo a nueva información. Con la rápida adopción de los medios sociales, las organizaciones se están convirtiendo en sistemas colaborativos sin jerarquías. La colaboración puede facilitar más opiniones y más debates. Significa que los líderes no pueden quedar atados a las antiguas formas de gestión. No pueden pretender custodiar la información, trabajar a puertas cerradas o limitarse a escuchar a un reducido círculo de colegas.

La actual era de la disonancia exige nuevos tipos de habilidades de liderazgo. Para que los proyectos tengan éxito, una superabundancia de actividades de comunicación resulta crucial. El desarrollo de proyectos debe ser transparente, el intercambio debe darse por sentado y la flexibilidad debe ser un instinto automático.

Algunas sugerencias para tener en cuenta:

Gracias a la Internet, la información está más disponible que nunca. En este nuevo mundo, evolucionar como líder y ser parte del mensaje significará la diferencia entre un proyecto en el que la gente quiere participar y un proyecto destinado a fracasar.

Navegación por el Contenido