Ir a contenido principal

Artículos de opinión

Artículo por Carl Frank Ingersoll, Gerente General, IBM Costa Rica

Se necesita una administración mejor y más eficiente del suministro de agua del mundo

El agua es un recurso esencial pero cada vez más en riesgo, que requiere una mejor administración para sostener la vida y el desarrollo económico durante este siglo.

La única fuente de agua que el planeta tiene y tendrá necesita ayuda ahora.

Este año, el Día Mundial del Agua, que se celebra el 22 de marzo y es organizado a través de las Naciones Unidas, destaca la necesidad de mejorar la administración del agua en las ciudades, que se expanden más rápidamente de lo que se adaptan sus infraestructuras.

Si no se implementan nuevos métodos para administrar mejor el recurso vital del agua, ¿qué sucederá cuando la población global llegue a la cifra estimada de nueve mil millones en 2050?

Según proyecciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas, en 2025, aproximadamente 60% de la gente del mundo vivirá en áreas donde el agua segura es escasa.

Pero la disponibilidad del agua segura no es sólo una cuestión para el largo plazo. Hoy, se calcula que 1.100 millones de personas no tienen acceso continuo a agua limpia y 1,6 millones de personas mueren por año por la ingesta de agua contaminada. Asimismo, podría prevenirse 10% de las enfermedades a nivel mundial si se mejorara la calidad del agua.

Además de asegurar la provisión de agua potable segura, se necesitan nuevas técnicas de administración para reducir su uso excesivo o derroche.

Según las Naciones Unidas, 70% de toda el agua dulce se usa para regar cultivos. En comunidades donde existen sistemas de tratamiento, se estima que 20% del suministro del agua se pierde debido a filtraciones en las infraestructuras. 95% de las ciudades del mundo arrojan a sus aguas desperdicios sin tratar, con frecuencia cuando los sistemas de tratamiento se vuelven inadecuados.

Podemos y debemos hacer un mejor papel en la administración de nuestros recursos finitos de agua.

Es preciso implementar de inmediato nuevas formas más eficaces de administrar el agua, su calidad y el impacto de inundaciones y sequías para asegurar la sostenibilidad de la vida y la prosperidad económica en las próximas décadas.

Hay tres cuestiones principales relativas a los recursos de agua sostenibles: cantidad del agua, calidad del agua y cantidad de energía necesaria para asegurar el suministro de agua más segura.

Ahora se dispone de herramientas de tecnología avanzada para analizar la calidad del agua y la efectividad de las infraestructuras de tratamiento y distribución. El conocimiento desarrollado a través de este tipo de análisis puede usarse para ayudar a combatir la contaminación y frenar las ineficiencias.

Estos adelantos tecnológicos pueden contribuir a crear sistemas de agua más inteligentes, que beneficiarán a nuestras comunidades y a nuestro entorno durante el próximo siglo.

Hoy una serie de comunidades en China e India pueden detectar la contaminación anormal utilizando un sistema de detección temprana desarrollado por una nueva empresa sueca llamada Predect. La información en tiempo real sirve para alertar a las autoridades del agua a tomar medidas correctivas para proteger el agua potable de la contaminación.

El Instituto Marino de Irlanda, junto con IBM, monitorea la Bahía de Galway utilizando analítica de avanzada para evaluar las condiciones costeras, los niveles de contaminación y la vida marina.

Como resultado, las autoridades pueden reaccionar más rápidamente a los desafíos críticos de la contaminación, inundación y niveles de reservas piscícolas. Al mismo tiempo, el monitoreo en tiempo real ofrece al investigador los datos que necesita para probar la factibilidad de utilizar la potencia de las olas del océano para generar electricidad, una iniciativa visionaria que apunta a reducir el uso de combustibles fósiles.

La ciudad de Ámsterdam utiliza tecnología para monitorear sus complejos sistemas de diques, dando a la ciudad herramientas analíticas para evaluar continuamente una de las mayores preocupaciones de esta ciudad del Mar del Norte: la administración eficiente de inundaciones.

En Nueva York, el Río Hudson y su sistema de estuario tiene una red de monitoreo y pronóstico basada en tecnología y diseñada para controlar la contaminación y los derrames nocivos.

El uso de tecnologías de sensor junto con herramientas analíticas, tales como las que se implementaron en Irlanda, Ámsterdam y Nueva York proporciona datos sobre calidad del agua que puede ser utilizada por las autoridades del agua, las agencias ambientales y de salud pública y es tan sólo un ejemplo de cómo IBM ha impulsado la innovación a través de un mejor uso de la tecnología a lo largo de sus 100 años de historia.

En Irlanda, el portal de información SmartBay de la Bahía de Galway proporciona a los investigadores acceso a datos ambientales directamente a sus computadoras o laptops en cualquier parte del mundo. El monitoreo en tiempo real puede ayudar a evitar la contaminación, que resulta ser costosa. Es el primer paso en el desarrollo de sistemas más inteligentes de administración del agua capaces de satisfacer las necesidades de agua de una población mundial creciente.

Las infraestructuras modernas que pueden proporcionar agua más segura no sólo benefician la salud y el bienestar de las personas sino además ayudan a conservar valiosos recursos, a proteger el medio ambiente y a sostener la viabilidad económica.

La vara con que se mide a una comunidad próspera en el siglo XXI es cuán bien utiliza los recursos vitales, como el agua, y mantiene un medio ambiente de alta calidad de vida para sus residentes.

Navegación por el Contenido